Saltar al contenido
Baúl de madera

Objetos interesantes para la decoración de un recibidor

decoracion recibidor

¿Te gustaría poner algo en tu recibidor que lo convirtiera en un espacio único? La decoración de recibidores suele ser bastante sencilla, no obstante, por norma general la gente se esfuerza un poco en darle un diseño único y exclusivo.

Como sucede con el resto de habitaciones, no es malo introducir algún elemento especial en el recibidor para hacerlo especial, pero, ¿qué puedes hacer para darle ese aspecto tan llamativo?

¿Qué tal hacer un zaguán?

¿Tienes un recibidor de tamaño medio o grande? ¡Pues estaría bien que hicieras un zaguán en la entrada! ¿No te parece molesto tener que ir a tu dormitorio cada vez que quieras dejar el abrigo? ¿O nunca tener sitio para poner las cosas de los invitados cuando van a tu casa?

La solución más rápida y sencilla está claro que va a ser la de poner un zaguán. Pero no hace falta que hagas obra, ni mucho menos. Podrías poner un banco con perchas. El banco en la parte inferior podría tener espacio de almacenaje, donde podríais dejar las zapatillas, y la parte arriba con ganchos para colgar los abrigos. ¡Así habrá espacio para todo!

decoracion recibidor pequeño

Un mueble antiguo

¿Qué tal poner un mueble de aspecto antiguo en la entrada de tu casa? En lugar de decantarte por un mueble diseñado exclusivamente para el recibidor, podrías intentar ser un poco más original, y poner algo diferente.

Por ejemplo, una mesa de escritorio antigua, restaurada, una máquina de coser… algo que va a cumplir la labor del mueble del recibidor, pero sin ser tan “llamativo”. Aunque claro, lo será, porque todo el mundo se fijará en el tipo de mueble que has puesto en tu entrada.

Algo que no encontrarías nunca en un recibidor

De vez en cuando es bueno arriesgarse un poco y poner en la decoración del recibidor algo que, por norma general, nunca encontrarías ahí. Si tienes espacio, ¿por qué no?

Por ejemplo, en América no es raro poner un banco o una butaca en la entrada de la casa. Normalmente, es una pieza que cumple simplemente una función decorativa. ¿Qué quieres algo más simple y más barato? Bueno… ¿qué tal un baúl de madera? Lo puedes poner a una esquina del mueble, y si le pones unas baldas extraíbles, se podría convertir en un interesante zapatero.

Una escultura de gran tamaño

¿Quieres ser todavía más atrevido? ¡Pues pon una escultura de gran tamaño! Un gran buda de bronce, la imagen de un perro forjada en hierro, una pieza de cerámica… algo que ocupe bastante espacio, y en lo que todos se vayan a fijar nada más entren por tu casa.

Esto también lo puedes hacer con otros objetos decorativos más comunes, por supuesto, como un enorme jarrón para poner unas preciosas flores o un cactus grande (recuerda que los cactus en realidad no necesitan mucha agua ni mucha luz). Ahora, si tu recibidor no es muy grande, pon algo más pequeño, o descarta el tener un mueble en la entrada para poner esa figura de gran tamaño que tanto va a gustar a tus invitados.